METALITERATURA

Revista de literatura

Por los desplazamientos de AtraVe(r)sar

8/3/2020 Interesante

Antes de comenzar la lectura de AtraVe(r)sar, de Ana Abregú, me detengo en la portada del libro.

Observo la lengua expuesta, lacerada por la pluma fuente; no hay dolor en la herida, solo el intento o la posibilidad de escapar al silencio de los labios para encontrar el goce de ser atravesada.

 
Por:   Maria Claudia Otsubo

Me detengo en el título. Me costó tipearlo al iniciar la propia escritura. La palabra imponía una atención de mis dedos en el teclado, tal vez como una señal del porvenir luego. Al mismo tiempo, creí oír en ese primer entramado con el que se me interpelaba a Hélène Cixious y evoqué Yo no «empiezo» por «escribir»: yo no escribo. La vida hace texto a partir de mi cuerpo.

Luego, me detengo en la letra. En la V primero; en la (r) después. Ambas quiebran el significado diseñando un nuevo significante. Ambas irrumpen con una melodía vibrante. violencia, virginidad, validez, Ver y también ruptura, rasgadura, reparación.

Al abrir por fin (y el gesto es figurativo porque el acceso es virtual) las páginas, encuentro la dedicatoria primera A mi abuela Pola; luego la cita, habitual en los textos de Abregú, de Macedonio Fernández; por fin, un acápite de Oitos Rossi. Vuelvo a detenerme, entonces, en estas marcas que remontan al devenir de la autora: al origen, a la convicción literaria, y la invitación al encuentro, por medio del lenguaje, dichas por un otro(a).

Ya no hay “estado de cosas”, como cuando se escribe una carta. Es la primera línea de la serie, enumerada de fragmentos–poemas–fragmentos. No hay relato, no ocurrirá nada y sucederá todo porque solo Hay palabras que intentan pasar del grado de escritura al grado de existencia.

Avanzo, comienzo a hacer marcas. Las necesito para encontrarme luego con ellas en la re-lectura. Es la propuesta de Oitos Rossi y la acepto.

La primera palabra que va surgiendo, a medida que mis ojos transitan por la escritura de Ana es la de “titubeo” o también vacilación. Quizás por ese regresar de ella misma sobre su propio decir, para volver una vez más sobre lo dicho y proponer el nuevo modo. Pero luego, sin embargo, entiendo que el “titubeo” no es de la autora, es mío. Soy yo, la lectora, quien vacilo y debo desandar lo ya leído sólo para descubrir qué hay en el reverso. Que Del otro lado hay sentido.

Y así me dejo conducir, admirada por haberse ella atrevido (no es casual esta elección del verbo); para dejarse atraVe(r)sar, necesariamente ha visto y luego, se ha atrevido, convocando a mi yo lectora al desafío:  juegas a que no me lees, pero me jadeas.

Textos de encuentro amoroso:

El énfasis del aroma rompe en la noche

esfuma la obsesión que convoca la ausencia

al fuego de sonidos que no son palabras

a veces es demasiado temprano para el lenguaje.(27)

 

Amo los desplazamientos de tu sombra en la pared,

me hacen creer que orbitas para mí. (186)

 

De encuentro de cuerpos:

 

Las palabras son como los rostros (*)

                    (*) Donde dice “rostros”, debería decir “cuerpos”.(39)

 

Del deseo:

 

Tu amor forj(m) la espuma

y todo el deseo como olas

siseando en s(c)al.(37)

 

 

Del encuentro íntimo con el lector:

 

Entre parpadeos el movimiento que se sucede en la

escritura (re)vela su cualidad de no persistencia. El

texto copula con el lector. (59)

 

 

Mis marcas continúan a lo largo de todo el texto, hasta el final cuando llego a otra cita de Oitos Rossi. Sorprendida, celebro, porque a medida que seguía el curso, desplazándome por esta cartografía, engañosamente enumerada, he creído ser un navegante.

 

Finalizo, en comunión (la que solo se produce si ha habido encuentro) con la línea de mi verso: ¿qué mirar//desde ahora//que ya se sabe//sa(v)iendo?

María Claudia Otsubo.

                                                                  CLIC AQUI PARA BAJAR ATRAVE(R)SAR      

 



 


 

www.metaliteratura.com.ar

Literatura latinoamericana

Licencia Creative Commons
Este obra est bajo una Licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.